Google+ Iglesia de Cristo enlogos: Dólares en la iglesia latina

miércoles, noviembre 19, 2008

Dólares en la iglesia latina


Hace unos meses escribí que a veces el sostén económico de evangelistas, por parte de iglesias de Estado Unidos, genera un problema: dependencia y partidos. No pocos hermanos se adaptan a determinados puntos doctrinales para no perder su ayuda o bien para acceder a una mejor cantidad de dinero. Esto no es juzgarles mal, sino sacar a flote la realidad que vive la iglesia en Honduras y otros países. Aunque algunas iglesias de ciudades principales tienen más de veinte años de establecidas, aún no poseen la capacidad económica –menos planes a corto o largo plazo- para sostener a un evangelista.
Niveles sociales
El mayor porcentaje de los miembros de la iglesia de Cristo en Centroamérica pertenece a la clase social baja. Unos cuantos gozan de un nivel medio y pocos podrían catalogarse como “ricos”. En las iglesias pequeñas de Honduras quizá el 90% gana el salario mínimo: 3,400 lempiras (181.37 dólares mensuales). Estas congregaciones generalmente recaudan ofrenda para suplir sus necesidades básicas. En ciudades grandes, buena parte de la membrecía recibe mejor salario y forman iglesias más fuertes en el aspecto económico.
Abrazados a la dependencia
Si una iglesia preparara un cuidadoso plan para sostener a un evangelista, creo que sí podría lograrlo. Representa un gran reto y exige mucho esfuerzo, pero demostraría madurez una congregación que, sin fondos económicos extranjeros, lograra proveer a un evangelista el ingreso necesario para realizar su obra y suplir sus necesidades.
El obstáculo: por muchas décadas se ha enseñado, quizá inconscientemente, la ofrenda voluntaria como una limosna, y no como un acto que debería superar a la abolida ley del diezmo establecida en el Antiguo Pacto.
No creo que sea un error que iglesias de Cristo de Estados Unidos sostengan económicamente a predicadores en Honduras y otros países. El problema es que las iglesias de las naciones consideradas pobres se han acomodado y hacen poco –o ningún-esfuerzo por algún día sostener a un evangelista. Menos aún, enviar a un predicador para que plante la semilla del evangelio en otra ciudad.
Multiplicación monetaria
La ventaja del dólar en Honduras: un billete de $1 se convierte en L 18.90. Así que $ 1,000 dólares serían L 18,900 lempiras. Una cantidad que, aunque no convertiría en rico a nadie, sí permitiría una vida sobre la línea de la pobreza. Tomando en cuenta esa realidad mercantil, una iglesia local de Estados Unidos puede aprovechar e invertir parte del dinero de Dios para llevar el evangelio a otras tierras; máxime cuando poco dinero se transforma en mucho y permite abarcar más.
Lamentablemente algunos malos evangelistas han abusado de esa bendición. En vez de aprovechar la multiplicación monetaria para hacer crecer más el evangelio en estas tierras, miran el dólar con ojos de avaricia y predican no por amor a la obra, sino por amor al dinero. El problema con estos malos hermanos es que no temen adaptarse a nuevos conceptos doctrinales de algunos hermanos que “consiguen” ayudas con tal de ganar más.
Los hermanos en EUA no deben decepcionarse por esta clase de evangelistas, porque son más quienes sirven a Dios con un corazón sincero y con la devoción de propagar el evangelio de Cristo. Aún hay mucho por hacer, la fuerza de su moneda es una bendición para sembrar la semilla de las buenas nuevas en estos países.
Sugerencias
Lo que se podría hacer para aprovechar la fuerza del dólar frente al Lempira de Honduras y otras monedas:

1. Que los hermanos evangelistas latinoamericanos vean la fortaleza del dólar frente a la moneda de su país como una bendición para impulsar la predicación del evangelio y no como una oportunidad para satisfacer su avaricia.
2. Que las iglesias de EUA interesadas en llevar el evangelio de Cristo a países latinoamericanos (y de otros continentes) vean la fortaleza del dólar como una bendición de Dios y no como una forma para reclutar evangelistas que prediquen los puntos doctrinales de la iglesia sustentadora.
3. Que los hermanos que muchas veces sirven de enlace entre los evangelistas latinoamericanos y las iglesias en EUA vean la fortaleza del dólar como una bendición de Dios y no como un medio para manipular a los predicadores.
4. Que todos los hermanos de cualquier país entiendan que el dinero de cada iglesia de Cristo es dinero de Dios (sea Dólar, Lempira, Córdova o Peso) y debe usarse con sabiduría y no con motivos carnales.

Lo que podría hacer la iglesia local en Honduras y otros países:

1. Borrar la idea de que X o Y iglesia de Estados Unidos tiene la responsabilidad de enviarles un evangelista.
2. Abandonar toda idea de dependencia. ¿Cómo puede una iglesia reclamar que es autónoma cuando se queja porque la “iglesia en EUA” no les manda un evangelista o porque la “Iglesia en EUA” no les ayuda económicamente para construir un local o realizar una campaña? ¿Acaso la iglesia donde usted se congrega es una sucursal de alguna congregación de Estados Unidos?
3. Comenzar a ofrendar bíblicamente. Si un miembro de una iglesia local en Honduras gana tres mil lempiras, y si esa persona tuviera la convicción de dar por lo menos el 10% de su ingreso (300 lempiras), ¿cuánto tendría en la ofrenda al final de mes esa congregación si su número de miembros es de 8 personas?
4. Adquirir responsabilidad. Las iglesias con más fuerza económica podrían tener entre sus planes sostener a un hermano ejemplar para la obra de evangelista. Cuidado: no como un empleado para que haga el trabajo DE la iglesia, sino para que trabaje junto CON la iglesia en la obra de Dios.

1 comentario:

  1. Saludos hermano, todo lo mencionado en su articulo es lo correcto y Bíblico.
    Dios lo bendiga Y le siga llenando de Sabiduría.

    En Amor Cristiano, Anyelo Morales U.
    Iglesia de Cristo en Lima - Perú
    www.iglesiadecristo.jimdo.com

    ResponderEliminar

Comentarios que no observen las reglas básicas de ortografía (para beneficio de los lectores) o que falten al respeto, no serán publicados.