Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

Anunciar a Cristo con o sin salario

Imagen
Pablo pintado por Rembrandt
Cuando Pablo les escribió a los cristianos de Filipo (Carta a los Filipenses) les dice: "he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para padecer necesidad". Está hablando un hombre que ha dedicado su vida a la predicación del evangelio de Jesús. Con salario o sin salario, Pablo estaba comprometido con el anuncio de las buenas noticias de salvación.

Es cierto que Pablo recibió ayuda económica de la hermandad en el primer siglo, pero también es cierto que -en los tiempos de escases- trabajó para obtener lo necesario y seguir con su vida. Alguién podría objetar que Pablo era soltero y no tenía los compromisos de un casado. De acuerdo. Un evangelista casado debe cumplir responsabilidades extras a las de un soltero. Pero eso no cambia su compromiso -con salario o sin salario- de entregarse a la causa de Cristo. Quizá debemos rec…

¿Se puede llamar a Dios Alá?

Imagen
En su edición dominical Protestante Digital publica una interesante noticia acerca del celo musulman -y las reacciones violentas- porque los "cristianos" de Malasia usan la palabra Alá cuando se refieren al Dios de la Biblia. Y es que con eso del nombre de Dios las controversias son de nunca acabar (piense en la obsesión Wachtower por el término Yehová). Si Alá es el nombre propio del "Dios" del Corán y no se debe traducir como "Dios" -Webislam  defiende que "Allâh no es traducible por Dios"- entonces parece que tienen razón. Pero si Alá es un simple término que significa Dios, así como se traduciría el vocablo inglés God, entonces aparentemente no existe problema alguno. Pero lean este extracto de la noticia:

¿Se debería permitir que los cristianos llamen a su Dios «Alá»? ¿O es una palabra reservada a los musulmanes? Esta discusión bizantina ha desatado una crisis interreligiosa en Malasia, un conflicto durante el cual han ardido ya cuatro igles…